Venía de adjudicarse muchas carreras en Nafarroa los últimos tres años, por lo cual, podemos decir que ya no era ninguna desconocida Irene Guembe (Iruña, Nafarroa, 1982). Después de quedar en segunda posición en septiembre en la Nafarroa Xtreme, el sábado se proclamó campeona de la Euskal Herria Mendi Erronka en Leitza con mucha autoridad. El día posterior a la carrera, hemos querido compartir unas palabras con la campeona.
-Zorionak Irene. Para empezar, ¿cómo fue la carrera?

Salí con muchas ganas desde el principio y con el objetivo de pelear por estar en el pódium. Me encontré bien. Los primeros kilómetros Mónica Grajera se me fue, a veces la veía y a veces no. La alcancé en el avituallamiento de Gaintza (km.18). Ahí salimos juntas y estuvimos juntas casi los primeros 1000 metros del kilómetro vertical. Vi que podía aumentar el ritmo un poco, me sentí bien subiendo, aunque no es lo habitual en mí, y cogí un poco de ventaja. Eso me dio subidón y me empecé a sentir fuerte. A partir de ahí, corrí con muchas ganas llegando a Aralar con muy buenas sensaciones. Maddi y Javi me dijeron que le había ganado unos minutos de ventaja y me dio fuerza.
¿Cuándo decidiste arriesgar?

Después de Aralar, venía un tramo de bajada larga y decidí apretar un poco para conseguir un poco más de ventaja y poder correr los últimos kilómetros más tranquila. Llegué a Lekunberri y el apoyo de la gente y verme delante, me dio fuerza. Sabía que entraba en el último tramo y había que gastar todo lo que quedaba. Hice un avituallamiento rápido, y salí a por todas. Conseguí correr rápido con la cabeza muy fuerte. Los últimos kilómetros fueron duros, pero dí todo lo que me quedaba intentando regular. A pesar del cansancio, ir en cabeza de carrera todo el tiempo, los ánimos de la gente y voluntarios y de los compañeros de carrera… me llevaron en volandas hasta la victoria. Disfruté cada minuto y cada kilómetro.
¿Esperabas ganar la carrera?

No te voy mentir. Esta carrera era mi objetivo desde principio de año, y quería luchar por el pódium. ¿Ganar? Lo soñaba, lo deseaba… pero me parecía difícil. Me conformaba con un buen crono, y si eso me llevaba al pódium, pues genial.
¿Qué ha sido lo más duro de la carrera?

Disfruté la carrera. El tiempo fue de mucha lluvia, pero no lo llevé mal porque no tenía frio. Había mucho barro y eso enlentecía un poco algún tramo, pero era consciente de que eso era para todos. Repartí bien mis energías y no tuve momentos de bajón. Lo más duro es mantener el ritmo los últimos kilómetros, porque ya sientes cansancio, pero las ganas, verme delante y el apoyo de los de fuera y dentro de la carrera fue brutal, y llegué a meta disfrutando y feliz. No tengo momentos duros! Disfruté hasta de la propia dureza de la carrera!
¿Cuándo te viste ganadora?

En Aralar empecé a pensar que si había conseguido unos minutos de ventaja y justo venía la parte en la que más rápida podía ser, con ganas podía intentarlo. Las ganas vinieron. En Lekunberri lo empecé a sentir porque llegué fuerte! Los últimos 20 kilómetros deseaba ver la cinta si o si, no podía perderla! Corrí feliz, me sentí genial. Me junté con Pablo, no nos conocíamos. Fui con él los últimos 15 kilómetros, me animó, apoyó y me dijo lo que necesitaba oír, y eso me hizo sacar fuerza y llegar corriendo gastando hasta la reserva (risas).

 

 

¿Qué carreras más vas a correr?

El 25 de junio voy a Zumaia con la Selección de Navarra al Campeonato de España individual y de selecciones. Después correré Marimurumendi el 9 de julio. A partir de ahí prepararé Valle de Tena 4K en agosto. Intentaré correr rápido en el Pilón (15k), e iré a por mi segundo objetivo del año que es la Nafarroa Xtreme en septiembre. Y espero acabar la temporada corriendo la “Juan Migueliz Leire Trail” a finales de octubre. Aunque quien sabe, pueden surgir cambios de última hora y añadir alguna carrera (risas).